El enfoque del negocio

Conforme crece tu negocio, las prioridades financieras cambian

Conforme crece tu negocio, las prioridades financieras cambian

Cuando inicias, te enfrentas a muchas decisiones y que estas estén alineadas a una misma filosofía aumentará las probabilidades de éxito del negocio. El enfoque debe ser como Facebook dice “Fail fast”, fracasa rápido. Si tu negocio fracasará, que sea pronto para no perder tanto tiempo, dinero y esfuerzo. Existen muchas estrategias para identificar de manera oportuna si un negocio será exitoso o no.

Todas las finanzas de cualquier empresa parten de las ventas, es decir, con buenas ventas se esconden errores operativos y en cambio con malas ventas, hasta la mejor operación no podrá resistir por mucho tiempo. Es por eso que al inicio de cualquier negocio, el enfoque de los administradores debe estar en vender y vender bien. Antes de pensar en los flujos o la rentabilidad, el negocio debe rápidamente entender las necesidades del cliente, adaptar el producto o servicio y captar mercado. Después de dominar esto, ahora sí vale la pena enfocarse en otros datos financieros. Si el negocio primero se enfoca en el flujo, se limita el alcance del producto o servicio y se pospone el éxito o fracaso del mismo.

El efectivo es la sangre de los negocios; técnicamente un negocio quiebra cuando se queda sin efectivo. Por eso en una etapa de más madurez el negocio tiene que cuidar los niveles de inventarios, cuentas por cobrar y cuentas por pagar ya que si un cliente se toma mucho tiempo en pagar, no se le debe de extender de más su plazo para no comprometer las finanzas de la empresa. Además, en esta fase, se debe de enfocar en la rentabilidad que se define como el margen que queda después de operar y tomando en cuenta la estructura financiera (relación de pasivos y capital). Medir cuánto capital está usando el negocio en relación a los activos usados es algo que una empresa madura debe evaluar.

En resumen, hay que entender la etapa en la que se encuentra el negocio para poder enfocar los esfuerzos en lo que aumentará las probabilidades de éxito del negocio en el largo plazo. Ya sea ventas, flujo o rentabilidad, cada enfoque requiere distintas habilidades de los administradores.